El León

 

Veamos primeramente algunas fotos de los leones y su comportamiento,…

 

http://t1.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcSUPAHn2QvHSOwNWNIBvoOdt6AcyseGEhFKL5_E_wVWVxH_-kbLxg http://lh3.ggpht.com/_XHv9RYrG5gY/S9O1Z1HwL4I/AAAAAAAAAa0/sB-NIl2hi2c/Leon.jpg

 http://t1.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcR4gJzFLZgJIJ7UqqL-0PFJ46ONxoP37pf3g3sqgn6ddfP-5vcT

 

¿Qué puede hacer el león a su presa,…?

 

1Jesús Dios mío, en ti he confiado; Sálvame de todos los que me persiguen, y líbrame, 2No sea que desgarren mi alma cual león, y me destrocen sin que haya quien me libre.” (Sal. 7:1-2)

 

¿Qué dice el perezoso sobre el león,…?

 

13Dice el perezoso: El león está fuera; Seré muerto en la calle.” (Prov. 22:13)

 

13Dice el perezoso: El león está en el camino; El león está en las calles. 14Como la puerta gira sobre sus quicios, así el perezoso se vuelve en su cama.” (Prov. 26:13)

 

¿Qué vale más que león muerto,…?

 

            4Aún hay esperanza para todo aquel que está entre los vivos; porque mejor es perro vivo que león muerto.” (Ecle. 9:4)

 

¿Qué come el león cuando Dios crea cielo nuevo y tierra nueva,…?

 

17Porque he aquí que yo crearé nuevos cielos y nueva tierra; y de lo primero no habrá memoria, ni más vendrá al pensamiento. 18Mas os gozaréis y os alegraréis para siempre en las cosas que yo he creado; porque he aquí que yo traigo a Jerusalén alegría, y a su pueblo gozo. 19Y me alegraré con Jerusalén, y me gozaré con mi pueblo; y nunca más se oirán en ella voz de lloro, ni voz de clamor. 20No habrá más allí niño que muera de pocos días, ni viejo que sus días no cumpla; porque el niño morirá de cien años, y el pecador de cien años será maldito. 21Edificarán casas, y morarán en ellas; plantarán viñas, y comerán el fruto de ellas. 22No edificarán para que otro habite, ni plantarán para que otro coma; porque según los días de los árboles serán los días de mi pueblo, y mis escogidos disfrutarán la obra de sus manos. 23No trabajarán en vano, ni darán a luz para maldición; porque son linaje de los benditos de Jesús, y sus descendientes con ellos. 24Y antes que clamen, responderé yo; mientras aún hablan, yo habré oído. 25El lobo y el cordero serán apacentados juntos, y el león comerá paja como el buey; y el polvo será el alimento de la serpiente. No afligirán, ni harán mal en todo mi santo monte, dijo Jesús.” (Isa. 65:17-25)

 

¿Qué acontece cuando la heredad de Dios se convierte en león de la selva,… pero en contra de Dios,…?

 

7He dejado mi casa, desamparé mi heredad, he entregado lo que amaba mi alma en mano de sus enemigos. 8Mi heredad fue para mí como león en la selva; contra mí dio su rugido; por tanto, la aborrecí. 9¿Es mi heredad para mí como ave de rapiña de muchos colores? ¿No están contra ella aves de rapiña en derredor? Venid, reuníos, vosotras todas las fieras del campo, venid a devorarla” (Jer. 12:7-9)

 

¿Qué acontece cuando Jesús rugue como león,…?

 

            10En pos de Jesús caminarán; él rugirá como león; rugirá, y los hijos vendrán temblando desde el occidente.” (Oseas 11:10)

 

¿Para quienes Jesús es como león,…? 4Mas yo soy Jesús tu Dios desde la tierra de Egipto; no conocerás, pues, otro dios fuera de mí, ni otro salvador sino a . 5Yo te conocí en el desierto, en tierra seca. 6En sus pastos se saciaron, y repletos, se ensoberbeció su corazón; por esta causa se olvidaron de . 7Por tanto, yo seré para ellos como león; como un leopardo en el camino los acecharé. 8Como osa que ha perdido los hijos los encontraré, y desgarraré las fibras de su corazón, y allí los devoraré como león; fiera del campo los despedazará.” (Oseas 13:4-8)

 

¿Cuáles son las características del León,…?

 

¿Cuál es el comportamiento del león,…?

 

9Acecha en oculto, como el león desde su cueva; Acecha para arrebatar al pobre; Arrebata al pobre trayéndolo a su red. 10Se encoge, se agacha, y caen en sus fuertes garras muchos desdichados.” (Sal. 10:9)

 

¿El león es confiado,…?

 

1Huye el impío sin que nadie lo persiga; Mas el justo está confiado como un león.” (Prov. 28:1)

 

¿El león no se vuelve atrás por nada,…?

 

                        30El león, fuerte entre todos los animales, que no vuelve atrás por nada;” (Prov. 30:30)

 

         ¿Qué hace el león y el cachorro de león delante de la presa,…?

 

4Porque Jesús me dijo a mí de esta manera: Como el león y el cachorro de león ruge sobre la presa, y si se reúne cuadrilla de pastores contra él, no lo espantarán sus voces, ni se acobardará por el tropel de ellos; así Jesús de los ejércitos descenderá a pelear sobre el monte de Sion, y sobre su collado. 5Como las aves que vuelan, así amparará Jesús de los ejércitos a Jerusalén, amparando, librando, preservando y salvando.” (Isa. 31:4-5)

 

¿Cuál es el comportamiento del león rugiente,…?

 

23Vino a mí palabra de Jesús, diciendo: 24Hijo de hombre, di a ella: Tú no eres tierra limpia, ni rociada con lluvia en el día del furor. 25Hay conjuración de sus profetas en medio de ella, como león rugiente que arrebata presa; devoraron almas, tomaron haciendas y honra, multiplicaron sus viudas en medio de ella.” (Eze. 22:23-25)

 

¿De dónde sale la leona y el león,…?

 

6Profecía sobre las bestias del Neguev: Por tierra de tribulación y de angustia, de donde salen la leona y el león, la víbora y la serpiente que vuela, llevan sobre lomos de asnos sus riquezas, y sus tesoros sobre jorobas de camellos, a un pueblo que no les será de provecho. 7Ciertamente Egipto en vano e inútilmente dará ayuda; por tanto yo le di voces, que su fortaleza sería estarse quietos.” (Isa. 30:6-7)

 

¿En donde no habrá león para que caminen los redimidos,…?

 

1Se alegrarán el desierto y la soledad; el yermo se gozará y florecerá como la rosa. 2Florecerá profusamente, y también se alegrará y cantará con júbilo; la gloria del Líbano le será dada, la hermosura del Carmelo y de Sarón. Ellos verán la gloria de Jesús, la hermosura del Dios nuestro. 3Fortaleced las manos cansadas, afirmad las rodillas endebles. 4Decid a los de corazón apocado: Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá, y os salvará. 5Entonces los ojos de los ciegos serán abiertos, y los oídos de los sordos se abrirán. 6Entonces el cojo saltará como un ciervo, y cantará la lengua del mudo; porque aguas serán cavadas en el desierto, y torrentes en la soledad. 7El lugar seco se convertirá en estanque, y el sequedal en manaderos de aguas; en la morada de chacales, en su guarida, será lugar de cañas y juncos. 8Y habrá allí calzada y camino, y será llamado Camino de Santidad; no pasará inmundo por él, sino que él mismo estará con ellos; el que anduviere en este camino, por torpe que sea, no se extraviará. 9No habrá allí león, ni fiera subirá por él, ni allí se hallará, para que caminen los redimidos. 10Y los redimidos de Jesús volverán, y vendrán a Sion con alegría; y gozo perpetuo será sobre sus cabezas; y tendrán gozo y alegría, y huirán la tristeza y el gemido.” (Isa. 35:1-10)

 

¿Quién pisa al león, y holla al cachorro de león,…?

 

1El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente. 2Diré yo a Jesús: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en quien confiaré. 3El te librará del lazo del cazador, De la peste destructora. 4Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas estarás seguro; Escudo y adarga es su verdad. 5No temerás el terror nocturno, ni saeta que vuele de día, 6Ni pestilencia que ande en oscuridad, ni mortandad que en medio del día destruya. 7Caerán a tu lado mil, y diez mil a tu diestra; Mas a ti no llegará. 8Ciertamente con tus ojos mirarás y verás la recompensa de los impíos. 9Porque has puesto a Jesús, que es mi esperanza, al Altísimo por tu habitación, 10No te sobrevendrá mal, Ni plaga tocará tu morada. 11Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden en todos tus caminos. 12En las manos te llevarán, para que tu pie no tropiece en piedra. 13Sobre el león y el áspid pisarás; Hollarás al cachorro del león y al dragón. 14Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré; Le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre.” (Sal. 91:1-14)

 

¿Quién es confiado como el león,…?

 

1Huye el impío sin que nadie lo persiga; Mas el justo está confiado como un león.” (Prov. 28:1)

 

¿Quién será entre las naciones, en medio de muchos pueblos, como león entre las bestias de la selva, como el cachorro del león entre las manadas de las ovejas,… cuando Jesús haga venganza en las naciones que no obedecieron? 

 

7El remanente de Jacob será en medio de muchos pueblos como el rocío de Jesús, como las lluvias sobre la hierba, las cuales no esperan a varón, ni aguardan a hijos de hombres. El remanente de Jacob será entre las naciones, 8Asimismo el remanente de Jacob será entre las naciones, en medio de muchos pueblos, como el león entre las bestias de la selva, como el cachorro del león entre las manadas de las ovejas, el cual si pasare, y hollare, y arrebatare, no hay quien escape. 9Tu mano se alzará sobre tus enemigos, y todos tus adversarios serán destruidos... Esto será cuando Jesús haga venganza en las naciones que no obedecieron” (Miq. 5:8-12)

 

¿Quién es como león para Efraín y como cachorro de león a la casa de Judá,…?

 

14Porque yo seré como león a Efraín, y como cachorro de león a la casa de Judá; yo, yo arrebataré, y me iré; tomaré, y no habrá quien liberte.” (Oseas 5:14)

 

¿Quién es león en la tribu de Judá,…?

 

5Y uno de los ancianos me dijo: No llores. He aquí que el León de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos. 6Y miré, y vi que en medio del trono y de los cuatro seres vivientes, y en medio de los ancianos, estaba en pie un Cordero como inmolado, que tenía siete cuernos, y siete ojos, los cuales son los siete espíritus de Dios enviados por toda la tierra. 7Y vino, y tomó el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el trono.” (Apoc. 5:5-7)

 

¿Quién tiene boca de león,…?

 

1Me paré sobre la arena del mar, y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo. 2Y la bestia que vi era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad. 3Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada; y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia, 4y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella?” (Apoc. 13:1-4)

 

¿Quién rugue como león,… cuando la mano de Jesús está extendida,…?

 

22¡Ay de los que son valientes para beber vino, y hombres fuertes para mezclar bebida; 23los que justifican al impío mediante cohecho, y al justo quitan su derecho! 24Por tanto, como la lengua del fuego consume el rastrojo, y la llama devora la paja, así será su raíz como podredumbre, y su flor se desvanecerá como polvo; porque desecharon la ley de Jesús de los ejércitos, y abominaron la palabra del Santo de Israel. 25Por esta causa se encendió el furor de Jesús contra su pueblo, y extendió contra él su mano, y le hirió; y se estremecieron los montes, y sus cadáveres fueron arrojados en medio de las calles. Con todo esto no ha cesado su furor, sino que todavía su mano está extendida. 26Alzará pendón a naciones lejanas, y silbará al que está en el extremo de la tierra; y he aquí que vendrá pronto y velozmente. 27No habrá entre ellos cansado, ni quien tropiece; ninguno se dormirá, ni le tomará sueño; a ninguno se le desatará el cinto de los lomos, ni se le romperá la correa de sus sandalias. 28Sus saetas estarán afiladas, y todos sus arcos entesados; los cascos de sus caballos parecerán como de pedernal, y las ruedas de sus carros como torbellino. 29Su rugido será como de león; rugirá a manera de leoncillo, crujirá los dientes, y arrebatará la presa; se la llevará con seguridad, y nadie se la quitará. 30Y bramará sobre él en aquel día como bramido del mar; entonces mirará hacia la tierra, y he aquí tinieblas de tribulación, y en sus cielos se oscurecerá la luz.” (Isa. 5:26-30)

 

¿Quién anda como león rugiente buscando a quien devorar,…?

 

            8Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar” (1 Ped. 5:8)

 

¿Quién está sobre el león,… para hacer caer a Babilonia, y hacer quebrar sus ídolos en tierra,…?

 

1Profecía sobre el desierto del mar. Como torbellino del Neguev, así viene del desierto, de la tierra horrenda. 2Visión dura me ha sido mostrada. El prevaricador prevarica, y el destructor destruye. Sube, oh Elam; sitia, oh Media. Todo su gemido hice cesar. 3Por tanto, mis lomos se han llenado de dolor; angustias se apoderaron de , como angustias de mujer de parto; me agobié oyendo, y al ver me he espantado. 4Se pasmó mi corazón, el horror me ha intimidado; la noche de mi deseo se me volvió en espanto. 5Ponen la mesa, extienden tapices; comen, beben. ¡Levantaos, oh príncipes, ungid el escudo! 6Porque el Señor me dijo así: Ve, pon centinela que haga saber lo que vea. 7Y vio hombres montados, jinetes de dos en dos, montados sobre asnos, montados sobre camellos; y miró más atentamente, 8y gritó como un león: Señor, sobre la atalaya estoy yo continuamente de día, y las noches enteras sobre mi guarda; 9y he aquí vienen hombres montados, jinetes de dos en dos. Después habló y dijo: Cayó, cayó Babilonia; y todos los ídolos de sus dioses quebrantó en tierra. 10Oh pueblo mío, trillado y aventado, os he dicho lo que oí de Jesús de los ejércitos, Dios de Israel.” (Isa. 21:1-10)

 

¿Quiénes son como león que quiere hacer presa,…?

 

8Guárdame como a la niña de tus ojos; Escóndeme bajo la sombra de tus alas, 9De la vista de los malos que me oprimen, de mis enemigos que buscan mi vida. 10Envueltos están con su grosura; Con su boca hablan arrogantemente. 11Han cercado ahora nuestros pasos; Tienen puestos sus ojos para echarnos por tierra. 12Son como león que desea hacer presa, y como leoncillo que está en su escondite.” (Sal. 17:8-12)

 

¿Quiénes han sufrido los efectos de los leones o sus cachorros,…?

 

¿Israel asido asolado por cachorros de leones,…?14¿Es Israel siervo? ¿Es esclavo? ¿Por qué ha venido a ser presa? 15Los cachorros del león rugieron contra él, alzaron su voz, y asolaron su tierra; quemadas están sus ciudades, sin morador.” (Jer. 2:14-15)

 

¿Los que quiebran el yugo y rompen las coyuntas el león de la selva los mata,…? 4Pero yo dije: Ciertamente éstos son pobres, han enloquecido, pues no conocen el camino de Jesús, el juicio de su Dios. 5Iré a los grandes, y les hablaré; porque ellos conocen el camino de Jesús, el juicio de su Dios. Pero ellos también quebraron el yugo, rompieron las coyundas. 6Por tanto, el león de la selva los matará, los destruirá el lobo del desierto, el leopardo acechará sus ciudades; cualquiera que de ellas saliere será arrebatado; porque sus rebeliones se han multiplicado, se han aumentado sus deslealtades. 7¿Cómo te he de perdonar por esto? Sus hijos me dejaron, y juraron por lo que no es Dios. Los sacié, y adulteraron, y en casa de rameras se juntaron en compañías. 8Como caballos bien alimentados, cada cual relinchaba tras la mujer de su prójimo. 9¿No había de castigar esto? dijo Jesús. De una nación como esta, ¿no se había de vengar mi alma? 10Escalad sus muros y destruid, pero no del todo; quitad las almenas de sus muros, porque no son de Jesús. 11Porque resueltamente se rebelaron contra mí la casa de Israel y la casa de Judá, dice Jesús. 12Negaron a Jesús, y dijeron: El no es, y no vendrá mal sobre nosotros, ni veremos espada ni hambre; 13antes los profetas serán como viento, porque no hay en ellos palabra; así se hará a ellos. 14Por tanto, así ha dicho Jesús Dios de los ejércitos: Porque dijeron esta palabra, he aquí yo pongo mis palabras en tu boca por fuego, y a este pueblo por leña, y los consumirá. 15He aquí yo traigo sobre vosotros gente de lejos, oh casa de Israel, dice Jesús; gente robusta, gente antigua, gente cuya lengua ignorarás, y no entenderás lo que hablare. 16Su aljaba como sepulcro abierto, todos valientes. 17Y comerá tu mies y tu pan, comerá a tus hijos y a tus hijas; comerá tus ovejas y tus vacas, comerá tus viñas y tus higueras, y a espada convertirá en nada tus ciudades fortificadas en que confías.” (Jer. 5:4-17)

 

¿Los profetas fueron devorados por leones,…?29¿Por qué porfías conmigo? Todos vosotros prevaricasteis contra , dice Jesús. 30En vano he azotado a vuestros hijos; no han recibido corrección. Vuestra espada devoró a vuestros profetas como león destrozador.” (Jer. 2:29-30)

 

¿El león viene contra la hija del pueblo de Dios,… porque es necio no conoce a su Dios y son sabios para hacer el mal pero el bien no lo saben hacer,…?5Anunciad en Judá, y proclamad en Jerusalén, y decid: Tocad trompeta en la tierra; pregonad, juntaos, y decid: Reuníos, y entrémonos en las ciudades fortificadas. 6Alzad bandera en Sion, huid, no os detengáis; porque yo hago venir mal del norte, y quebrantamiento grande. 7El león sube de la espesura, y el destruidor de naciones está en marcha, y ha salido de su lugar para poner tu tierra en desolación; tus ciudades quedarán asoladas y sin morador. 8Por esto vestíos de cilicio, endechad y aullad; porque la ira de Jesús no se ha apartado de nosotros. 9En aquel día, dice Jesús, desfallecerá el corazón del rey y el corazón de los príncipes, y los sacerdotes estarán atónitos, y se maravillarán los profetas. 10Y dije: ¡Ay, ay, Jesús Dios! Verdaderamente en gran manera has engañado a este pueblo y a Jerusalén, diciendo: Paz tendréis; pues la espada ha venido hasta el alma. 11En aquel tiempo se dirá a este pueblo y a Jerusalén: Viento seco de las alturas del desierto vino a la hija de mi pueblo, no para aventar, ni para limpiar. 12Viento más vehemente que este vendrá a ; y ahora yo pronunciaré juicios contra ellos,… 19¡Mis entrañas, mis entrañas! Me duelen las fibras de mi corazón; mi corazón se agita dentro de ; no callaré; porque sonido de trompeta has oído, oh alma mía, pregón de guerra. 20Quebrantamiento sobre quebrantamiento es anunciado; porque toda la tierra es destruida; de repente son destruidas mis tiendas, en un momento mis cortinas. 21¿Hasta cuándo he de ver bandera, he de oír sonido de trompeta? 22Porque mi pueblo es necio, no me conocieron; son hijos ignorantes y no son entendidos; sabios para hacer el mal, pero hacer el bien no supieron.” (Jer. 4:5-22)

 

¿Edom sufre de los leones,…? 17Y se convertirá Edom en desolación; todo aquel que pasare por ella se asombrará, y se burlará de todas sus calamidades. 18Como sucedió en la destrucción de Sodoma y de Gomorra y de sus ciudades vecinas, dice Jesús, así no morará allí nadie, ni la habitará hijo de hombre. 19He aquí que como león subirá de la espesura del Jordán contra la bella y robusta; porque muy pronto le haré huir de ella, y al que fuere escogido la encargaré; porque ¿quién es semejante a , y quién me emplazará? ¿Quién será aquel pastor que me podrá resistir? 20Por tanto, oíd el consejo que Jesús ha acordado sobre Edom, y sus pensamientos que ha resuelto sobre los moradores de Temán. Ciertamente a los más pequeños de su rebaño los arrastrarán, y destruirán sus moradas con ellos. 21Del estruendo de la caída de ellos la tierra temblará, y el grito de su voz se oirá en el Mar Rojo. 22He aquí que como águila subirá y volará, y extenderá sus alas contra Bosra; y el corazón de los valientes de Edom será en aquel día como el corazón de mujer en angustias.” (Jer. 49:17-21)

 

¿La vid de Jesús y su higuera asido asolada por los dientes y muelas de los leones,…?5Despertad, borrachos, y llorad; gemid, todos los que bebéis vino, a causa del mosto, porque os es quitado de vuestra boca. 6Porque pueblo fuerte e innumerable subió a mi tierra; sus dientes son dientes de león, y sus muelas, muelas de león. 7Asoló mi vid, y descortezó mi higuera; del todo la desnudó y derribó; sus ramas quedaron blancas.” (Joel 1:5-7)

 

¿Quiénes tienen cara de león,…?

 

¿Los cuatro seres vivientes una de sus caras es de león,…?

 

4Y miré, y he aquí venía del norte un viento tempestuoso, y una gran nube, con un fuego envolvente, y alrededor de él un resplandor, y en medio del fuego algo que parecía como bronce refulgente, 5y en medio de ella la figura de cuatro seres vivientes. Y esta era su apariencia: había en ellos semejanza de hombre. 6Cada uno tenía cuatro caras y cuatro alas. 7Y los pies de ellos eran derechos, y la planta de sus pies como planta de pie de becerro; y centelleaban a manera de bronce muy bruñido. 8Debajo de sus alas, a sus cuatro lados, tenían manos de hombre; y sus caras y sus alas por los cuatro lados. 9Con las alas se juntaban el uno al otro. No se volvían cuando andaban, sino que cada uno caminaba derecho hacia adelante. 10Y el aspecto de sus caras era cara de hombre, y cara de león al lado derecho de los cuatro” (Eze. 1:4-10)

 

6Y delante del trono había como un mar de vidrio semejante al cristal; y junto al trono, y alrededor del trono, cuatro seres vivientes llenos de ojos delante y detrás. 7El primer ser viviente era semejante a un león; el segundo era semejante a un becerro; el tercero tenía rostro como de hombre; y el cuarto era semejante a un águila volando” (Apoc. 4:6-7)

 

¿A qué se puede comparar el ruido del cachorro del león,…?

 

12Como rugido de cachorro de león es la ira del rey, y su favor como el rocío sobre la hierba.” (Prov. 19:12)

 

2Como rugido de cachorro de león es el terror del rey; El que lo enfurece peca contra sí mismo.” (Prov. 20:2)

 

¿A leoncillos son devorados por la espada,…?

 

11¿Qué es de la guarida de los leones, y de la majada de los cachorros de los leones, donde se recogía el león y la leona, y los cachorros del león, y no había quien los espantase? 12El león arrebataba en abundancia para sus cachorros, y ahogaba para sus leonas, y llenaba de presa sus cavernas, y de robo sus guaridas. 13Heme aquí contra ti, dice Jesús de los ejércitos. Encenderé y reduciré a humo tus carros, y espada devorará tus leoncillos; y cortaré de la tierra tu robo, y nunca más se oirá la voz de tus mensajeros.” (Nah. 2:11-13)

 

¿A quién se le puede comparar con un león rugiente,…?

 

15León rugiente y oso hambriento es el príncipe impío sobre el pueblo pobre.” (Prov. 28:15)

 

¿Cuándo el becerro el león y la bestia domestica andarán juntas y no se harán daño,… y que acontecerá en aquel tiempo,…?

 

6Morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostará; el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos, y un niño los pastoreará. 7La vaca y la osa pacerán, sus crías se echarán juntas; y el león como el buey comerá paja. 8Y el niño de pecho jugará sobre la cueva del áspid, y el recién destetado extenderá su mano sobre la caverna de la víbora. 9No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento de Jesús, como las aguas cubren el mar. 10Acontecerá en aquel tiempo que la raíz de Isaí, la cual estará puesta por pendón a los pueblos, será buscada por las gentes; y su habitación será gloriosa. 11Asimismo acontecerá en aquel tiempo, que Jesús alzará otra vez su mano para recobrar el remanente de su pueblo que aún quede en Asiria, Egipto, Patros, Etiopía, Elam, Sinar y Hamat, y en las costas del mar. 12Y levantará pendón a las naciones, y juntará los desterrados de Israel, y reunirá los esparcidos de Judá de los cuatro confines de la tierra. 13Y se disipará la envidia de Efraín, y los enemigos de Judá serán destruidos. Efraín no tendrá envidia de Judá, ni Judá afligirá a Efraín; 14sino que volarán sobre los hombros de los filisteos al occidente, saquearán también a los de oriente; Edom y Moab les servirán, y los hijos de Amón los obedecerán. 15Y secará Jesús la lengua del mar de Egipto; y levantará su mano con el poder de su espíritu sobre el río, y lo herirá en sus siete brazos, y hará que pasen por él con sandalias. 16Y habrá camino para el remanente de su pueblo, el que quedó de Asiria, de la manera que lo hubo para Israel el día que subió de la tierra de Egipto.” (Isa. 11:6-16)

 

¿En qué día se ve se huye del león y se encuentra con el oso,…?

 

18¡Ay de los que desean el día de Jesús! ¿Para qué queréis este día de Jesús? Será de tinieblas, y no de luz; 19como el que huye de delante del león, y se encuentra con el oso; o como si entrare en casa y apoyare su mano en la pared, y le muerde una culebra.” (Amos 5:18-19)



Document made with Nvu